POR AMÉRICA EN 4 x 4

por Emilio Petersen

Este es el relato de un sueño colectivo transformado en realidad gracias a la audacia de dos jóvenes mexicanos.

Mientras leen Ustedes esta página, ellos van intentando unir la mayor parte de los países americanos en un viaje por diversas rutas y caminos -lo que incluye algunos programados tramos fluviales y marítimos- buscando recorrer por primera vez en un sólo trayecto de ida y vuelta todo nuestro continente.

Vislumbran así una crónica con 80.000 kms. de aventuras aseguradas. Desde el norte de México hasta la Tierra del Fuego por la costa del Pacífico, desde allí hasta el Canadá por el lado del Atlántico, atravesar éste país rumbo a Alaska y luego regresar por el Pacífico norteamericano hasta arribar al norte de México.

Al momento de tener el placer de conocer a José y Ulises en Buenos Aires, durante la segunda semana de mayo de 2008, ellos llevaban recorridos ya 28.000 kms. a lo largo de 12 países, consumiendo hasta entonces 5.500 lts. de combustible.

Habían partido el 26 de enero de este año desde su lugar de residencia habitual: la norteña ciudad mexicana de Nogales. Fue en la vecina Monterrey, donde previamente pudieron adquirir a un costo de 23.000 U$ una Land Rover Discovery de segunda mano, modelo 2003 y que tenía 56.000 kms. de uso. La equiparon entonces, empeñando allí sus restantes ahorros, con aquellos elementos a los que consideraron absolutamente imprescindibles para cumplir su sueño. La camioneta, por ejemplo, lleva incorporada sobre el techo una tienda de campaña.

El 8 de febrero abandonaron territorio mexicano cruzando la primer frontera internacional al ingresar a Guatemala. A partir de allí llevan también recorridos El Salvador, Costa Rica, Nicaragua y Panamá, en Centroamérica.

Desde Colombia fueron luego recorriendo Sudamérica, descendiendo a lo largo de la costa del Pacífico, a través de Ecuador, Perú, Bolivia y Chile.

Atravesaron decenas de pueblos y ciudades. Montañas y selvas, playas y desiertos, áridos altiplanos, lagos y volcanes, la estepa patagónica y parte de la pampa argentina han sido, desde hace varios meses sus paisajes habituales.

A lo largo del camino han disfrutado y sufrido. Una travesía tan extensa depara sin duda momentos muy diferentes, pero sobre todo han tenido oportunidad de vislumbrar en distintos pueblos, aquellos rasgos solidarios que personas de la mas diversa condición social preservan en el trato con los viajeros y en su admiración por la aventura.

Arribaron a la Argentina, cruzando los Andes desde el centro sur chileno a la altura de Bariloche el 14 de abril. A partir de allí continuaron rumbo al sur a lo largo de la mítica ruta 40 patagónica hasta el Estrecho de Magallanes. El 22 de abril alcanzaron el punto austral culminante de su viaje: la ciudad fueguina de Ushuaia.

Esto constituyó según testimonio de ambos un instante mágico en la aventura que protagonizan. Desde entonces invirtieron el rumbo: a partir de allí comenzaron a viajar hacia el norte, pero ahora lo hacían a lo largo de la costa atlántica patagónico - pampeana, procurando llegar a Buenos Aires.

El 14 de mayo, al cumplir un mes en la Argentina, el período más largo hasta ahora dedicado a un sólo país, cruzaron el río más ancho del mundo. Lo hicieron abordo de un ferry rumbo a la querida ciudad de Colonia en Uruguay.

Resultaba evidente para entonces, que esta convivencia con la realidad argentina había contribuido para superar en ellos ciertas aprensiones previas, en relación a nuestra bien ganada fama de soberbios. Ulises y José se declaraban a partir de ese momento orgullosamente "miembros errantes de la comunidad argenmex, organización espiritual que flota entre tradiciones mientras desintegra supuestos atavismos".

No fue fácil despedirlos.

Sentir que se alejaban desde el muelle del antiguo Hotel de Inmigrantes, ese punto simbólico en el que tantos millones de extranjeros arribaron esperanzados a esta tierra generosa, no consiguió sin embargo alimentar nuestra nostalgia. Despedir a los amigos nunca es demasiado grato, pero comprendimos que en éste caso una parte de nuestro corazón siempre los irá acompañando. Porque, sin ninguna duda, muchos hemos soñado con hacer un viaje así, pero sobre todo porque como nos enseñara el poeta colombiano Carlos "Caliche" Rojas, otro estimado amigo trotamundos, hemos aprendido junto a ellos que "viajando se muere más lento".

Actualmente, los viajeros mexicanos se encuentran en el norte de Brasil, pero como su aventura continúa a cada instante, los invitamos a seguirla directamente a través del relato y las imágenes de sus protagonistas: no se pierdan las impresiones de viaje de Ulises ni las fotografías de José, si bien ambos materiales pretenden ser la base de futuros libros, hoy se encuentran disponibles para Ustedes en: www.xamerica.com.mx

Por América en 4 x4 México paraíso de la multidiversidadSierra Tarahumara Guía turística de Murales en México