PENÚLTIMO Y ÚLTIMO LUNES DE JULIO:

FIESTA DE LA GUELAGUETZA


GUELAGUETZA es una palabra de origen zapoteca que significa: regalo u ofrenda mutua. Esta costumbre, de regalar, se ha practicado desde tiempos ancestrales como símbolo y forma de participar en la sociedad.
Esta ofrenda o regalo forma parte hoy en día de otra gran fiesta oaxaqueña: Los Lunes del Cerro.
El origen de esta celebración se ha vinculado con los ritos prehispánicos dedicados a Centeótl, diosa del maíz.

Con la llegada de los españoles, los frailes dominicos y franciscanos no solo lo prohibieron sino que destruyeron los centros ceremoniales de la diosa del maíz situado en las faldas de Daninayaoloani, el Cerro de la Buena Vista (hoy llamado del Fortín) construyendo en dicho lugar un templo católico dedicado a la Virgen del Monte Carmelo (hoy templo del Carmen Alto).

En los tiempos de la Independencia y la Revolución Mexicana, la fiesta de la Virgen del Carmelo siguió teniendo aceptación entre el pueblo que subía luego del acto religioso al cerro a pasar un día de campo.

En 1932 en el 400º aniversario de la fundación de la Capital, se organizó un homenaje con representantes de las diferentes regiones del Estado con bailes, espectáculos, música y una "guelaguetza" con productos de la ciudad capital.

Como esto fue muy bien recibido por los oaxaqueños, se decidió incorporarlo a los festejos de los Lunes del Cerro, en el cerro del Fortín y es a partir de 1953 que quedaron definitivamente unidas.

En el año 1974 se construyó un inmenso auditorio para 11.400 personas, con el fin de centralizar allí la fiesta y los bailes.
La "Guelaguetza" tiene lugar en la capital del Estado, Oaxaca de Juárez, los dos lunes siguientes al día de la Virgen del Carmen (16/7) y reúne delegaciones de todas las regiones de Oaxaca.

Acompañan a dicha celebración varias actividades paralelas entre las que se destacan los carteles que identifican cada una de las delegaciones, la elección de la representante de la diosa Centeótl (elegida entre las mujeres de las delegaciones que más conocen las tradiciones de su comunidad) y el "Bani Stui Gulal" (repetición de la antigüedad) donde se teatraliza contando la historia de los Lunes del Cerro.

La fiesta comienza en el Auditorio con un desfile de chirimías, marmotas, gigantes y cabezudos precediendo a la mujer modesta de Oaxaca (la de los mercados, la china oaxaqueña) y su expresión musical más representativa: el Jarabe del Valle.

Sigue luego la sucesión de representantes regionales, con sus trajes típicos y danzas populares. Al finalizar cada danza, cada delegación arroja al público presente sus productos.

Los bailes concluyen con la Danza de la Pluma, en la cual se representa la lucha del indígena contra el conquistador español.

Al finalizar totalmente el acto central, los espectadores suelen disfrutar de las especialidades que ofrecen los diferentes puestos ambulantes (como ser alegrías, pepitorias, cocadas, turrones, y otros).

Por la noche, en el Auditorio, se representa ante el público, el mito de la fundación de Oaxaca: la leyenda de la princesa zapoteca Donají.

Cuenta la leyenda que Donají fue dada como rehén a los mixtecas como forma de preservar la paz entre ambas comunidades. Pero la princesa zapoteca prefiere perder la vida y a su amado, el príncipe mixteco Nucano, antes que traicionar a su pueblo. Ella ayuda a los zapotecas a realizar un ataque para liberarla, pero son vencidos por los mixtecos. Sus captores, en represalia, la decapitan. Nucano, su enamorado es quién le da sepultura. Dice también la leyenda que a pesar del tiempo transcurrido, Donají no ha perdido su belleza y que la sigue manteniendo en la tumba donde reposa junto a Nucano, en la nave mayor del templo de Cuilapan de Guerrero.


ENERO FEBRERO MARZO ABRIL MAYO JUNIO
JULIO AGOSTO SEPTIEMBRE OCTUBRE NOVIEMBRE DICIEMBRE