PANORAMA DE LA MÚSICA EN MÉXICO

Por Ana Cecilia Pujals*

México es muy rico en historia musical, tanto por sus aportes a esta forma de arte universal, como por la incorporación de valiosísimas influencias que han enriquecido aquí su evolución.

La música es parte de la vida cotidiana de nuestros pueblos. De hecho, la cultura mexicana no se concibe sin la presencia de la música.

Desde los ritos de los antiguos mexicanos, pasando por las fiestas populares de los pueblos indígenas que luchan por mantener vivas sus tradiciones, hasta los ritmos de vanguardia que ubican a nuestro país entre las corrientes de avanzada en esta manifestación artística.

Cada estado y cada región de México conforman un completísimo mosaico musical con brillo y proyección propios.

Modas han ido y han venido, sin embargo, tanto la música popular como los ritmos extranjeros que los mexicanos han incorporado con gusto, han pasado por el tamiz de la calidad y como sucede casi siempre, lo que es bueno, permanece.

La época prehispánica se caracterizó por el uso ritual de la música, los instrumentos eran provistos por la propia naturaleza y así, los caparazones de tortuga sirvieron para la percusión y los caracoles de mar fueron los primeros instrumentos de viento.

A la llegada de los españoles, la música también sucumbió al mestizaje y rápidamente se incorporó a los indígenas en el proceso creativo pues tenían facilidad para aprender música y voces privilegiadas. El período Virreinal fue rico en producción musical y se destacó la música religiosa.

Hacia el siglo XIX las influencias musicales llegaban desde toda Europa y se instalaban rápidamente en el gusto popular. En los círculos sociales más selectos se bailaban los valses vieneses, la música francesa y ya se hablaba de música "culta". Sin embargo, en las reuniones populares predominaban los primeros sones y jarabes, y las primeras canciones románticas.

La Revolución de 1910 cambió para siempre muchas cosas, incluyendo la lírica musical. Las tropas revolucionarias, para entretenerse en sus noches de vigilia, inventaron el corrido, que relataba los sucesos importantes del día, la vida de sus protagonistas y de alguna forma funcionaba como una crítica al momento que se estaba viviendo. Este período aportó muchísimo a los géneros populares que vendrían después, aunque la aristocracia seguía prefiriendo lo que viniera de Europa.

Al término de la Revolución, y coincidiendo con el auge de posguerra que vivían los norteamericanos, llegan el charleston, la picaresca... y la radio. Llegan el jazz, el swing. De Cuba viene el danzón, como género popular y la moda de las grandes orquestas. México aporta el bolero, el mariachi y la música ranchera como respuesta popular a las modas impuestas por los incipientes medios de comunicación.. Los cantantes de bolero se multiplican, familias enteras se reúnen alrededor de la radio y ven nacer, crecer y desaparecer a sus ídolos.

La década del 40 es la época de oro del cine mexicano, donde la música era fundamental para que los artistas entraran en el gusto popular. Ya para esta época también hay una importante generación de músicos formados en conservatorios que empiezan a dar que hablar con sus audaces composiciones, que ya se consideran clásicas.

Estas corrientes de vanguardia se entrecruzan con el furor que hacen los ritmos caribeños no sólo en México sino en todo el mundo. El mambo, particularmente, es un ritmo que, aunque importado de Cuba, se adoptó como mexicano, al igual que el danzón.

Los años 60 explotaron a puro rock and roll, oleada que adoptaron muchísimos grupos y cantantes mexicanos, que constituyeron una generación de ídolos juveniles con personalidad propia. La brecha generacional hace que el bolero y los cantantes melódicos permanezcan en el gusto de los adultos. En el interior de las provincias, los sones, los huapangos, los jarabes, siguen en evolución y luchando por no desaparecer.

Nuestra vecindad con los Estados Unidos nos trae la psicodelia, la paz y el amor a finales de los 60, y el rock se pone pesado.

Durante las tres últimas décadas , la música en México ha tenido importantes evoluciones tanto en lo que hace a la música clásica como la de vanguardia, así como una destacada presencia en el escenario mundial de la música popular y del rock. Debemos decir asimismo que en estos últimos años el rescate, la defensa, divulgación y enseñanza de las músicas regionales han resurgido con mucha fuerza de la mano de mexicanos preocupados por mantener viva nuestra cultura y nuestras tradiciones.

* Ana Cecilia Pujals - periodista mexicana, conductora del programa radial "Con X de México"- vive en Buenos Aires, Argentina.


Panorama de la Música en México El Corrido Cancionero Mexicano Anónimo Homenaje a José Alfredo Jiménez

Lila Downs Juan Gabriel Paquita la del Barrio Celso Piña Vicente Garrido El Piporro  Pedro Infante José Alfredo Jiménez
El TRI Cuco Sánchez Javier Solís Consuelo Velázquez Chava Flores Los Hombres Lobo Plastilina Mosh Luis María Pescetti