LUIS MARÍA PESCETTI

HUMOR Y CANCIONES ARGENMEX PARA NIÑOS (y los papás de esos niños)

Por Ana Cecilia Pujals

Está un poco con una pata aquí (Argentina) y otra pata allá (México). Luis María Pescetti es la personificación de lo que es un argenmex versión siglo XXI, y aquella canción tan famosa que cantaba otro argentino Alberto Cortéz, le calza a la perfección: “no soy de aquí ni soy de allá, no tengo edad...” Tiene la capacidad de ponerse en los zapatos de un chico de 7, 8 años, con toda su picardía e inquietudes, y a la vez tiene el manejo del público de todo un veterano.

Luis Pescetti tiene la enorme virtud de prescindir de efectos especiales, orquestas numerosas, luces estroboscópicas, bailarines, y escenografías espectaculares. No los necesita. Es sólo el hombre y su guitarra, y de vez en cuando algún músico invitado –siempre virtuoso- que lo apoya en algunos momentos especiales. Su espectáculo es una seguidilla de chistes, colmos y ráfagas de humor combinadas con canciones y juegos que mueven hasta a los parientes más escépticos. Para los que lo ven por primera vez, la irreverencia de Luis Pescetti puede causar algún malestar, pero al final les arranca el aplauso y la sonrisa.

Si Paquita la del Barrio acuñó la famosa frase “Me estás oyendo, inútil?” , Luis Pescetti le dispara al “respetable” con su marca registrada: ¡“Qué Público de Porquería”! Muchos han admitido no haberse reído a carcajadas por años hasta que asistieron a un recital de este le luthier para chicos, que lo mismo canta a los mocos, que a la niña que lo ignora en la escuela. El público infantil, por su parte, corea sus canciones que suelen ser de factura sencilla, estribillos pegajosos y muy, pero muy graciosas. Su larga y vasta experiencia como profesor de música se deja ver en el muy acertado manejo de grupos y en la informalidad de su comunicación con el público.

Es tan poco ortodoxo con su temática, que incluso una canción relacionada con la ecología (“ Era una tortuguita amiga de un arbolito...”) constituye una amenaza para el público, tan cansado de los mensajes dirigidos. En cambio, suele cerrar sus espectáculos con un tema a la vez gracioso y movilizador “Gracias” en el cual hace una recopilación de todas las cosas que los padres nos pasamos diciendo a los chicos y en la cual nos reconocemos a cada instante. Cada recital es un espacio de revancha para nuestros hijos, y un pase de facturas, pero con mucho humor.

Luis Pescetti divide su tiempo entre México y Argentina, y en el ínterin viaja por otros países de Latinoamérica, donde también lo siguen familias enteras.

Luis llegó a México en 1990 siendo un humorista para adultos. Su primer espectáculo, “El Pulpo está Crudo” (chistes en ráfaga), se presentaba en el mítico “El Hijo del Cuervo” en pleno centro de Coyoacán. Después vinieron los espectáculos para chicos, con un manejo impecable del código de comunicación argentino-mexicano.

Luis María Pescetti nació en San Jorge, provincia de Santa Fe, Argentina. Es músico escritor, actor y Musicoterapeuta. Fue profesor de música en preescolar, escuelas primarias, secundarias, y universidades. Trabajó para la Secretaría de Cultura de la Nación Argentina (Plan Nacional de Lectura) durante tres años, dando charlas, seminarios y talleres sobre creatividad y animación musical por todo el país. Es además miembro fundador del Movimiento de la Canción Infantil Latinoamericana y del Caribe (1994).

Ha trabajado en televisión (Programa Bizbirije, Canal 11 de México) y actualmente los domingos conduce simultáneamente programas de radio en México (Hola Luis, por Radio UNAM) y en Argentina (El vampiro Negro,por Radio Nacional).

Sus discos: El Vampiro Negro, Cassette Pirata, Bocasucia y el más reciente Qué público de porquería son de culto para niños entre 3 y 13 años. Miles de familias en Latinoamérica le agradecen públicamente a Luis través de su página web, que haga sus viajes en auto más placenteros, gracias a sus discos y cassettes, que entretienen a los ansiosos viajeros, y a sus desesperados padres.

Se ha presentado en prestigiosos festivales y salas, entre los que se detacan: Festival Internacional Cervantino, Sala Nezahualcóyotal, Teatro de la Ciudad, Centro Nacional de las Artes, (México), Festival Internacional de Humor, Teatros Carlos Marx y Nacional de Cuba, Teatro San Martín de Buenos Aires, Feria del Libro de Madrid, etc.

Luis Pescetti es además un escritor prolífico y reconocido. Ha recibido premios internacionales como The White Ravens, el Premio Casa de las Américas (en 1997, por El Ciudadano de mi zapatos), los destacados de Alija y el premio Fantasía. Su amplia producción de libros para niños es reconocida en Latinoamérica y España y en sus relatos el humor, el juego filosófico y el tratamiento del diálogo, ocupan un lugar especial.

Sus títulos más exitosos son: Caperucita Roja (tal como se la contaron a Jorge), la muy recomendable serie Natacha: Natacha, Buenísimo Natacha, Chat Natacha Chat, El pulpo está crudo, Frín, Lejos de Frin (de reciente edición) , Historias de los señores Moc y Poc y Nadie te creería.

También escribió humor para adultos: Qué fácil es estar en pareja. En co-autoría con Rudy escribió La vida y otros síntomas; y con Jorge Maronna, Copyright.

Recomendamos visitar su página web: www.luispescetti.com  


Panorama de la Música en México El Corrido Cancionero Mexicano Anónimo Homenaje a José Alfredo Jiménez

Lila Downs Juan Gabriel Paquita la del Barrio Celso Piña Vicente Garrido El Piporro  Pedro Infante José Alfredo Jiménez
El TRI Cuco Sánchez Javier Solís Consuelo Velázquez Chava Flores Los Hombres Lobo Plastilina Mosh Luis María Pescetti