JUAN VILLORO
Literatura y Fútbol


Por Ana Cecilia Pujals

"Juan Villoro: Literatura y Fútbol, dos pasiones que unen a México y Argentina". Entrevista concedida a "Con X de México", el 8 de mayo de 2008, con motivo de la visita del escritor mexicano a la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires.

Juan Villoro nació en el Distrito Federal el 24 de septiembre de 1956. Mexicano por nacimiento y temperamento, Villoro dice como una confesión que "ser mexicano, ya por el sólo hecho de pensar en la nacionalidad, es como tener una segunda profesión". Es considerado uno de los escritores hispanoamericanos más importantes, originales y versátiles de nuestra época.

Estudió la Licenciatura en Sociología en la Universidad Autónoma Metropolitana. Impartió además talleres de creación y cursos en instituciones como el Instituto Nacional de Bellas Artes y la Universidad Nacional Autónoma de México. Ha sido profesor de literatura en la Universidad Nacional Autónoma de México y profesor invitado en la Universidad de Yale, la de Boston y la Universidad Pompeu Fabra.

Ha sido colaborador en diversas revistas culturales como Cambio, Gaceta del Fondo de Cultura Económica, Vuelta, Siempre!,y Proceso entre otras, así como en periódicos y suplementos La Jornada, Uno más uno, "Diorama de la Cultura", "El Gallo Ilustrado", "Sábado", entre otros. Juan Villoro es muy aficionado al rock y al fútbol. Para despuntar el vicio del rock, condujo a finales de los setenta y principios de los años 80, "El lado Oscuro de la Luna" por Radio Educación y a menudo escribe sobre este tema. El fútbol, por su parte, ha sido más que una afición, una auténtica pasión que nació en la calle donde creció en la colonia Mixcoac, donde se hizo hincha del Necaxa. "Dios es Redondo" es un libro en donde coinciden perfectamente sus dos pasiones, la literatura y el fútbol.

Juan Villoro no ha dejado género sin explorar. Con su novela "El testigo" ganó el Premio Herralde en 2004. También hay que mencionar, Materia dispuesta y El disparo de argón. Como cuentista en La casa pierde y Los culpables (Premio Antonin Artaud en México, del que Villoro donó 40 mil pesos -la mitad de la dotación, unos 4 mil dólares- a la creación de una biblioteca infantil en Oaxaca), ensayista en Efectos personales y De eso se trata , cronista en Tiempo Transcurrido, Palmeras de la brisa rápida (un viaje a Yucatán) , Los once de la tribu , Safari accidental y Dios es redondo , guionista cinematográfico ( Vivir mata ), además ha sido traductor de Georg Christoph Lichtenberg y Truman Capote, fue agregado cultural de la Embajada de México en Berlín y director, a mediados de los noventa, del suplemento cultural del diario mexicano La Jornada.

Además ha escrito libros para niños, como Las Golosinas Secretas, El Profesor Zíper y la fabulosa guitarra eléctrica, Autopista Sanguijuela, y el Té de Tornillo del Profesor Ziper. .

Juan Villoro dixit: "México tiene varios problemas nacionales...uno es la injusticia social, el otro es la inseguridad y el tercero es la falta de delanteros...", "Los mexicanos tenemos una cortesía barroca, a veces innecesaria", "La mejor manera de promover un libro es meterlo en la conversación de la gente"

ENTREVISTA:

Con X de México: El fútbol y la literatura: dos pasiones que han unido - y a veces desunido- históricamente a mexicanos y argentinos...
Villoro: Sobre todo nos desunen a la hora de los resultados de los últimos tiempos, que Argentina suele ganarnos partidos decisivos, así pasó en el último mundial...bueno, pero las pasiones creo que son de signo bastante distinto... pero yo creo que ambos países organizan muy bien su emoción para ir a la cancha y esto creo que de manera muy interesante ha repercutido en la literatura, en la novela, el cuento y en la crónica...

Con X de México: Estuviste el domingo pasado en el partido Boca - River, cuéntame cómo lo viviste desde tu afición y después desde tu otra pasión que es la literatura...
Villoro: Bueno, fue una experiencia inolvidable, yo tenía muchos deseos de estar en la cancha de Boca, en la Bombonera! Hace muchos años había estado en el Estadio Monumental en un partido River- Boca, pero nunca había estado en la cancha de Boca. Uy me habían dicho- y esto es una leyenda dentro del fútbol, que se repite en todos los estadios del mundo-, que es el único estadio que verdaderamente vibra por la emoción y por la sacudida que recibe de la gente, y en efecto así es, lo que naturalmente te dicen los hinchas de Boca, y te corrigen, es que no vibra, late.

Con X de México: Es inevitable la comparación con un clásico mexicano no?
Villoro: El público mexicano es mucho más tranquilo, y sí, hay mucha algarabía...hace 20 años fui a ver un River - Boca al Monumental y un espectador me reconoció como mexicano por mi acento y me dijo : "oiga, yo he escuchado que en México el público es muy tranquilo, y que el equivalente de un hincha de Boca puede estar al lado de un hincha de River juntos en el mismo partido y no se matan...es cierto?" Yo le dije "sí, finalmente somos bastante tranquilos" y su respuesta me pareció inolvidable: "uy, pero qué degenerados". El público mexicano me parece entre otras cosas más pacífico porque confiamos menos en los resultados. Nos importa menos el desenlace concreto en la cancha, porque si nos importara mucho no seríamos tan aficionados al fútbol, sobre todo los cotejos internacionales, que es cuando México casi nunca es protagonista...más bien nunca...

Con X: Y tú crees que la Selección Mexicana tiene esperanzas?
Villoro: Ese es uno de los grandes desafíos de México...México tiene varios problemas nacionales: Uno es la injusticia social, el otro es la inseguridad y el tercero es la falta de delanteros...es muy difícil encontrar buenos delanteros en México, que metan goles...yo creo que es un problema estructural de la liga, que se especula demasiado con los jugadores, que se venden demasiado rápido, los torneos duran muy poco y no se pueden hacer planes a largo plazo, las televisoras influyen mucho, en fin...yo creo que es un problema a largo plazo que no va a poder resolver un chaman, o un mago que se haga cargo de la selección.

Con X: Se rumora que ese chamán, ese mago, puede venir de Argentina no?
Villoro: México tiene muy buena relación con técnicos argentinos, y ahora está en México Pekerman, que ha hecho un trabajo notable con los juveniles argentinos, sacó adelante a varias generaciones de jugadores, y está en el Toluca donde ha hecho un buen trabajo y es uno de los mejores candidatos...ya estuvo Menotti al frente de la Selección Mexicana, también Lavolpe, así que hay una tradición de técnicos argentinos entrenando a México...

Con X: Y hablando del otro lazo que une a mexicanos y argentinos, la literatura...ya tienes dos libros publicados en Argentina con la editorial Interzona...¿ Por qué decidiste publicar en la Argentina?
Villoro: Fijate que para mí ha sido muy interesante porque uno de los grandes problemas que tenemos en México es que los libros circulan mal muchas veces por el precio. Cuando uno publica con un consorcio internacional, y los libros llegan "importados" , realmente es muy difícil que la gente los compre. En Argentina hay un publico lector muy amplio, muy rico, y yo he llegado a ver cosas en las librerías que me parecen conmovedoras...como que la gente compra libros a plazos, como si estuviera comprando un electrodoméstico, digo, tal es la pasión por la lectura...entonces me ofrecieron publicar en esta editorial pequeña, no hay tanto dinero, no se trata de un circuito comercial, no hay publicidad, y yo creo que poco a poco se puede establecer un circuito más bien de lectores a los que les gusta una obra. Y yo creo que a fin de cuentas la mejor manera de promover un libro es meterlo en la conversación de la gente. Cuando la gente habla con pasión de algo, otros van y lo compran, entonces es un poco el camino que hemos seguido con Interzona. Publicar en esta editorial pequeña e independiente...y confiar en los lectores, que vayan recomendando el libro uno a uno...como dicen los cubanos, confiar en "RadioBemba", en el boca a boca.

Con X: Qué recibes de los lectores argentinos, además de todas las muestras de cariño que observamos durante tu paso por la Feria del Libro en Argentina?
Villoro: Realmente para mí fue excepcional, porque uno cuando escribe es un poco un naúfrago que lanza una botella al mar, nunca sabes quién la recibe, nunca ves la lectura en tiempo real, no sabes si la gente se ríe, no sabe si la gente se conmueve por algo que tú has escrito, entonces siempre es muy sorprendente la respuesta que puedes tener. A mí me ha parecido muy grato en esta visita encontrarme con gente que había leído los dos libros que se han publicado aquí "Llamadas de Ámsterdam" y "Los culpables" y poder establecer un contacto, oír sus opiniones, incluso de algunos argentinos que habían ido a México y habían ido a la calle donde ocurre la historia de "Llamadas de Ámsterdam", que es la calle de Ámsterdam, una calle circular que fue la pista del Hipódromo de la Condesa, que es como la calle de la fortuna, donde antes se apostó a favor de los caballos y que es donde ocurre esta historia...me conmovió un señor que había llegado desde Tierra del Fuego...para un autor es increíble saber que hay alguien detrás de la página y finalmente quien completa el libro es el lector, es quien lo mantiene vivo y le da otra dimensión.

Con X: En "Los Culpables" se sienten muchos guiños y referencias a tu relación con lo argentino. A este punto de tu relación con Argentina ¿ qué aspectos percibes que nos acercan más a mexicanos y argentinos?
Villoro: Yo creo que tenemos una gran comunidad de afectos y de intereses entre otras cosas a partir de la literatura. Yo creo que una figura muy importante en la Argentina fue Alfonso Reyes que fue Embajador de México acá y se relacionó con muchas personas de la generación de Borges. Alfonso Reyes participó mucho del grupo de la revista Sur y abrió el campo hacia la participación de la literatura mexicana y al arte de México. Todo esto fue central. Para mi generación, unas figuras equivalentes fueron Cortázar, Borges, Bioy Casares. Nosotros nos formamos leyendo esos autores. México también se benefició con muchos escritores que fueron allá exiliados. Yo tuve muchos profesores en la universidad que era argentinos, mi director de tesis fue argentino, y todo, hasta las costumbres! Yo viví tres años en Barcelona y una de las cosas que extrañé eran los restaurantes argentinos de México, porque hay tantas parrillas argentinas generalmente de ex fútbolistas que se quedaron en México que ya son para nosotros una costumbre nacional. Ir a un restaurante argentino en México es mucho más común que hacerlo en Barcelona. Entonces llegué a extrañar a esta parte que no es precisamente mexicana sino argenmex.

Con X: El periodista argentino Leonardo Tarifeño en su blog, Guyazi, hace una definición notable de lo que para él significa lo argentino "...me queda bastante claro que el antagonismo irredento es la única pasión argentina, una forma de la inseguridad personal que arrastra el mucho o poco progreso al estado de asamblea permanente"... y entonces me quedó la expectativa de tener una definición tuya de lo mexicano.
Villoro: Yo creo que lo que dice Leonardo es muy cierto...yo fui con él a la cancha y el se dedicó a ser antagonista todo el tiempo, así que no sólo lo teoriza muy bien, sino que lo pone en práctica. Yo creo que el mexicano por el contrario tiene una búsqueda de conciliación y el mexicano no quiere que los conflictos sean aparentes. Los mexicanos tenemos una cortesía barroca, a veces innecesaria. El mexicano practica sus ofensas más en secreto, más en privado. Entonces el problema que muchas veces tenemos los mexicanos es hacernos cargo de lo que verdaderamente queremos decir. No hablamos desde el antagonismo, ni desde el agravio, sino hablamos desde una forma de la simpatía y desde una forma de la cordialidad que a veces puede convertirse también en un agravio. Los mexicanos tenemos en ese sentido muchas máscaras. Es difícil saber cuándo uno está diciendo la verdad, aunque para nosotros la mentira es una forma de la cortesía. Preferimos decirle a alguien algo agradable a decirle la verdad que puede ser hiriente, con el resultado secundario que muchas veces hubiera sido mejor decirle la verdad para que supiera a qué atenerse. Pero así somos los mexicanos. Yo creo que en este sentido somos mucho más barrocos, mucho más suaves en la superficie y complejos por dentro.

Calaveritas VI Concurso Calaveritas

Maratón Guadalupe-Reyes de Rafael Toriz Entrevista a Juan Villoro
Literatura Prehispánica en México  Florencia Walfisch
Premio Internacional de Poesía
Jaime Sabines 2004
Textos cortos de Jorge F.Hernández
Poesía de Francisco Hernández Dos mexicanos y un argentino
unidos por las VOCES de Antonio Porchia
Un modesto homenaje a Marta Merkin