MUSEO DOLORES OLMEDO

UN POCO DE HISTORIA


Por Valeria Morelli


El Museo Dolores Olmedo Patiño abrió sus puertas al público el 17 de septiembre de 1994. El edificio colonial, que data del siglo XVI, albergó la Hacienda de la Noria y en la actualidad guarda las colecciones de arte de la señora Dolores Olmedo Patiño.

Este museo se encuentra ubicado en el Distrito Federal (Ciudad de México); en la delegación Xochimilco, nombre en náhuatl, que significa “El terreno cultivado de flores” o “En el campo de flores”. La actividad económica más importante de Xochimilco a lo largo de su historia fue la agricultura, por medio de la construcción de “chinampas” y se desarrolló básicamente con la siembra de maíz, calabaza y chile.

Chinampas

El término chinampa “sobre cerca o armazón de cañas”, proviene de las voces náhuatl “chinamitl” (cerca o seto de cañas) y “pan” (sobre).
Es un sistema agrícola que incluye la construcción de un suelo cultivable que no tiene período de descanso. Se compone de islotes construidos en ciénagas y lagos de poca profundidad, mediante la acumulación de espesos mantos de vegetación acuática y lodos extraídos del fondo. Para fijarlos, se siembran alrededor sauces. Generalmente son de forma rectangular muy alargada y están circundados por canales que mantienen la humedad por infiltración y proporcionan agua para riego. Por ellos transitan canoas de fondo plano (llamadas por los españoles: camellones) que transportan personas y productos.

Periodo Prehispánico

La cultura Xochimilca fue parte de la migración de los aztecas. La ciudad se fundó hacia fines del siglo XII. Desde el siguiente siglo vivieron en guerra con los culhuaques. A fines del siglo XIV los xochimilcas fueron atacados por los mexicas y tepanecas. En el siglo XV este lugar fue sometido por los acolhuas de Texcoco ayudados por lo mexicas liderados por Itzcoatl. Dominados por los mexicas, los xochimilcas fueron obligados a participar en las campañas de expansión imperialista; realizaron entre otras obras una calzada desde Xochimilco hasta Tenochtitlan y el acueducto de Coyoacán. Después de dominar Tehuantepec, lograron conseguir el “señorío”.

La Conquista

El 15 de abril de 1520, Hernán Cortés llega a La Noria; los xochimilcas resisten la invasión durante dos días de cruentas luchas; finalmente son derrotados. Poco después de la toma de Tenochtitlan (actual Ciudad de México) los colonizadores comienzan un largo período de evangelización. Uno de los primeros evangelizadores en esta zona, fue Fray Pedro de Gante a quien se le atribuye la edificación del Convento de San Bernardino de Siena (que hoy forma parte del conjunto arquitectónico del Museo Dolores Olmedo).

La Hacienda "La Noria"

Después del triunfo los conquistadores españoles fueron obteniendo sus mercedes sin la menor referencia a un plan conjunto; cada uno tomó el lugar de su preferencia. Posteriormente se establecieron los latifundios despojando de sus tierras a los indígenas.

Las haciendas coloniales contaban con un casco o construcción principal que albergaba la casa del hacendado y de sus principales sirvientes.Tenían además una capilla para ofrecer los servicios religiosos a los indígenas que trabajaban en el campo.

Este lugar fue llamado durante la época prehispánica "Tzonmolco" (cerro que se desgaja); un centro ceremonial en el que se festejó en tres ocasiones la ceremonia del Fuego Nuevo. Allí los conquistadores encontraron al último rey xochimilca: Apochquiyauhtzin, quien al rendirse fue bautizado por Pedro de Alvarado con el nombre de Luis Martín Ceron Cortés de Alvarado.

La Hacienda de la Noria fue construida durante el siglo XVI, sufriendo diversas modificaciones posteriores, como la realización de la capilla de San Juan Evangelista que data de 1705,de estilo novo hispano con elementos clásicos.
Durante la revolución mexicana esta construcción, que se encontraba abandonada, fue ocupada por las fuerzas zapatistas que mantuvieron en ella un destacamento.

En 1962 Dolores Olmedo adquiere la propiedad y los terrenos cercanos que hoy ocupan los jardines; la parte sur y oriente de la finca y sus corredores fueron restaurados. Dolores Olmedo habitó este lugar hasta 1992,cuando decidió donar sus colecciones de arte. El inmueble fue acondicionado para albergar el actual museo que se inauguró en 1994. Contiene la colección de arte de la Sra. Dolores Olmedo Patiño conformada por obras de: Diego Rivera (dibujos; pinturas y objetos personales), Angelina Beloff (grabados); Frida Kahlo (pinturas); Arte Prehispánico (maya, totonaca, zapoteca y olmeca) y Arte Popular (máscaras, baúles, vidrio soplado, cerámicas, de diversas regiones de México). Cuenta además con la cocina de la hacienda que constituye una obra de arte elaborada con la técnica de la Talavera.

Ubicación: El Museo Dolores Olmedo Patiño se encuentra en el Distrito Federal (Ciudad de México) en Av. México 5843. La Noria, Xochimilco. Código postal: 16030.
TEL: 555 08 91
Horario: Abierto de martes a domingo de 10 a 18 horas.
Servicio de audio guías.
Visitas guiadas: Disponibles en español, ingles y francés con previa reservación al 555-03 91 Ext.142.
El Museo cuenta con una librería especializada en Diego Rivera, Frida Kahlo y arte mexicano contemporáneo y realiza diversas actividades de extensión.

Sala Fernando Gamboa (Arte popular mexicano)

Esta sala se conforma con una colección de arte popular que se ha enriquecido gracias a las ofrendas que cada año Dolores Olmedo coloca en honor al pintor muralista Diego Rivera en el Museo Anahuacalli y a su madre María Patiño Suárez en este museo. 

La sala esta ubicada en el salón de actos, esta es una construcción moderna en donde se realizan eventos de tipo cultural, la parte superior es utilizada como galería de arte en exposiciones temporales. Sus vitrales fueron diseñados por el pintor y escultor José Juárez, el vidrio usado para esta obra fue importado de Alemania, Francia y Estados Unidos.

Cartonería

La cartonería tiene sus orígenes desde el período prehispánico, cuando los antiguos mexicanos elaboraban imágenes de sus dioses con una primera estructura del árbol del Tzompantli o Colorín a la que se le aplicaba una goma hecha con pasta de caña de maíz y se recubría con pétalos de flores y papel, para colocarlas en los altares de templos y casas.

La técnica sobrevivió a pesar de la conquista que intentó romper con todo culto pagano; hoy en día la técnica ha variado en los materiales empleados por los artesanos: la estructura o el “alma” hecha con alambre o madera se recubre con cartón y engrudo, preparado con harina de trigo y agua, al final es decorada con anilinas de colores muy llamativos.

Son utilizadas en las celebraciones de Día de Muertos, en las que se realizan sátiras de los personajes representativos de la sociedad mexicana como los músicos, bailarines, panaderos, obreros, campesinos, sin faltar la "Catrina": un esqueleto vestido elegantemente, representando a la mujer de alta sociedad, personaje creado por José Guadalupe Posada, grabador mexicano que se destacó durante el porfiriato por sus ilustraciones alusivas y críticas lanzadas a la sociedad durante los movimientos armados de la Revolución Mexicana. Diego Rivera representó a la Catrina en su mural “Sueño de una tarde dominical en la Alameda Central” en el Hotel del Prado, en él aparece Rivera como un niño tomado de la mano de la Catrina como homenaje a Guadalupe Posada.

La técnica de la cartonería también es empleada para las celebraciones religiosas. Desde el siglo XVII en España se inició la tradición de la quema de los “Judas” en Semana Santa. Judas fue el apóstol que traicionó a Cristo una noche antes de su muerte y se lo representa con figuras de diablos cubiertos con cohetones que se encienden en las plazas de ciudades y pueblos.

Vidrio Soplado

La técnica fue introducida por los europeos en 1542. El primer taller se instaló en Puebla. Al tener éxito se abrieron otros más. En ese momento Puebla fue considerada como la única productora de vidrio en el Nuevo Mundo, después esta técnica se desarrolló en Texcoco, Jalisco y la Ciudad de México. En esta última se producen vasos, copas, botellones, floreros, bases para lámparas y adornos de diferentes colores: ámbar, cobalto, verde, amatista y humo. En Jalisco los objetos son muy variados, sobresalen los elaborados en vidrio rojo, cuyo colorido es el resultado de la mezcla de oxido de hierro y polvo de oro añadidos a la materia prima.

Para la realización de las figuras de vidrio se utiliza un tubo con una boquilla en un extremo llamado “caña”, que es sometido al horno, calentado en un extremo y se mete a la masa del vidrio para recogerla. Se utilizan moldes para la forma, se sopla la caña y la figura se trabaja con tenazas, se vuelve a calentar y se abre la boca para terminar la figura. Finalmente, en un horno a alta temperatura se depositan las piezas y se dejan por doce horas aproximadamente y son retiradas al bajar la temperatura del horno.

Hojalatería

Figuras realizadas en la Ciudad de México; Oaxaca; San Miguel de Allende; Puebla, Tlaquepaque, entre otros. Son realizadas en repujado sobre lámina (plancha metálica) y pintadas con anilinas de colores llamativos. Se elaboran candeleros, marcos para espejos, palmatorias, platos, faroles, charolas, nichos para imágenes, etc. También en la Ciudad de México se hacen figuras de animales con alambre.

Peri bañas de Michoacán y Baúles de Guerrero

Entre las artesanías hechas en los poblados de Uruapan, Pátzcuaro y Periban en el Estado de Michoacán destacan joyeros, charolas, muebles, bateas y reproducciones de frutas.

En Chiapa de Corzo, Chiapas, se realizan jícaras de gran tamaño decoradas en el interior en color rojo y el exterior con flores; mientras que en Olinalá, Guerrero, se elaboran desde el siglo XVIII charolas, muebles, cajas, arcones y baúles típicos de la región. Las mejores piezas se fabrican en linaloe, madera preciosa que se caracteriza por su agradable y suave aroma, que se conserva por muchos años. La técnica de laqueado conocida como Maque ya era utilizada por los pueblos prehispánicos, los europeos la conservaron por su belleza y durabilidad.

Técnica del Maque

En una taza de porcelana o barro se vierte aceite de linaza cruda; se toma un fragmento de axe y, suspendiéndolo en dirección al aceite, se le enciende, conforme una parte de axe se consume y se pierde, otra se funde por el calor de su propia combustión y gotea sobre el aceite, prolongando esta operación, agitando la mezcla por intervalos de tiempo hasta que espese medianamente; para terminar se añade suficiente polvo de dolomía, para darle a la composición la consistencia de papilla fluída. 

El producto obtenido por esta manipulación, que hace se cargue el axe de sustancias pirogenadas, se denomina “sisa” y sirve para fijar los colores para dar el barniz de color “maque” a las piezas de madera. Se comienza por untarlas de sisa, cuidando de extender la capa de grasa uniformemente, si el pavón es grueso se cubre con polvo de dolomía y se frota con la palma de la mano hasta dar a la capa un espesor igual en todas sus partes; si se quiere una capa delgada, no se añade polvo y se procede a extender sobre la capa de sisa el color del fondo muy fino con la ayuda de hisopos de algodón, al final se frota con la palma de la mano por largo tiempo, cuidando a la vez de humedecer con sisa los puntos que tienden a secarse, antes de quedar completamente bruñidos. 

Las piezas se dejan por muchos días hasta que la desecación comunica suficiente resistencia al barniz, y entonces ya están listas para recibir la incrustación de diversos colores. Esta operación puede dividirse en tres: 

Primera: se raya sobre maque con un punzón muy fino de acero todo el contorno y pormenores de la figura.
Segunda: con la ayuda de una lámina de metal se levanta la capa de maque en todas las partes del dibujo que deben ser del mismo color, como el verde de las ramas, hoja y cáliz de las flores, etc.
Tercera: se unta la madera puesta al descubierto con sisa, tal como se hizo para el barniz del fondo, y se deja secar el nuevo color. Se repite esta operación hasta terminar todo el grabado.
Finalmente, las piezas se frotan con una mezcla de axe y aceite y se secan con un lienzo suave.

Fuente: Herrera y Gutiérrez, “Análisis de la dolomía en el distrito de Uruapan.”


Muralismo Mexicano Un llamamiento de Siqueiros a los plásticos argentinos
Muralismo Siqueiros en la Argentina
Guía de Murales Mural de Siqueiros en Argentina
Vida y Obra de Diego Rivera Los próximos pasados
Vida y Obra de Frida Kahlo Julio Galan
Atisbo de Frida MALBA - Colección Costantini
Vida y Obra de Francisco Toledo El graffiti en Buenos Aires
Museo Dolores Olmedo Muestras