GUIA DE MURALES



La pintura mural contemporánea en México ha sido elaborada con el innegable objetivo de convertirse en un vínculo directo entre los artistas que produjeron cada obra y el pueblo que las inspiró y a cuya contemplación fueron ofrecidas. La enorme mayoría de ellas se encuentra en muros y techos de edificios públicos, diseminados por todo el territorio nacional.

Fue el “Doctor Atl” (Gerardo Murillo) en 1910, quién primero manifestó la necesidad de revivir la pintura mural con sentido público, como había existido en diversas culturas del México prehispánico.

Respondiendo al llamamiento que David Alfaro Siqueiros realizara en 1921, desde Barcelona, en el sentido de “Construir un arte monumental y heroico, un arte humano, un arte público”, toda una generación de plásticos mexicanos dedicó entonces su esfuerzo a manifestar desde la pintura los ideales que la sociedad de la época exigía bajo los preceptos de la triunfante Revolución Mexicana.

Unos años mas tarde, ya en pleno desarrollo de éste notable movimiento artístico, José Clemente Orozco afirmó “La forma mas alta, mas lógica, mas pura y fuerte de la pintura, es la mural. Es también la forma más desinteresada, ya que no puede ser escondida para beneficio de unos cuantos privilegiados. Es para el pueblo. Es para todos”.

Dado que no es fácil obtener información específica para ubicar los sitios en los que pueden admirarse los murales, les ofrecemos aquí un listado de muchas de las obras mas afamadas, con sus direcciones y títulos, cuando han podido determinarse.

En el futuro aspiramos a completar la lista del mejor modo posible y agregar comentarios sobre las características de cada obra. Agradeceremos cualquier colaboración al respecto.

MURALES DE DIEGO RIVERA:

En el Distrito Federal:

“La Creación” – (1922) - Primer mural de Rivera en México, pintado a la encáustica en el Anfiteatro Bolívar de la Escuela Nacional Preparatoria, sólo seis meses después de regresar al país tras 14 años en Europa, combinando elementos naturalistas con simbolistas obtiene una perfecta armonía entre la arquitectura del recinto y las formas plásticas. Es evidente aquí la influencia adquirida en su etapa europea y manifestada en una notable preocupación por el equilibrio de los elementos en la composición – Escuela Nacional Preparatoria ó Antiguo Colegio de San Ildefonso - Justo Sierra No. 16, e/ República de Argentina y El Carmen, Col. Centro.

“Murales de la Secretaría de Educación Pública” (1923 - 1928).

Monumental conjunto de 235 frescos sobre muy diversos temas populares mexicanos con un fuerte contenido social, desarrollados al modo de una sinfonía didáctica sobre las paredes de los corredores de tres pisos, que dan al llamado Patio del Trabajo o al Patio de las Fiestas. Los del segundo piso del Patio de las Fiestas deben apreciarse siguiendo un orden determinado por el texto del llamado “Corrido de la Revolución”, que a lo largo de un friso superior recorre toda la obra, enlazando cada una de sus partes – Palacio de la Secretaría de Educación Pública, República de Argentina e/ Luis González Obregón y República de Venezuela, Col. Centro.

“La Historia de México” – (1929-1945) - Conjunto de murales en el Palacio Nacional – Plaza de la Constitución o Zócalo de la Ciudad de México.

“Sueño de una tarde dominical en la Alameda Central” – (1947-1948) -Una de sus obras mas famosas, trasladada desde su asentamiento original a causa de los efectos que un terremoto causara sobre el edificio que la contenía. Aparecen retratados en ella numerosos personajes de la historia mexicana – Plaza de la Solidaridad, Avda. Juárez y Balderas, Col. Centro.

“El Hombre controlador del Universo” - (1934)
Segunda versión del que originalmente pintara en el Rockefeller Center de Nueva York y fuera destruido por sus detractores – Palacio de Bellas Artes. Avda. Juárez No. 1, Col Centro.

“Carnaval de Huejotzingo” Tríptico móvil de carácter satírico – Palacio de Bellas Artes.

“Teatro Histórico” – (1951-1953) – Sobre el frontispicio del Teatro de los Insurgentes elaboró Rivera ésta obra recubriéndola totalmente con pequeños mosaicos – Avda. Insurgentes Sur No. 1587, Col. San José Insurgentes.

“El pueblo en demanda de la salud”, “Medicina prehispánica” y “La ciencia en el México contemporáneo” – Pintados en el entrepiso del vestíbulo del Centro Médico la Raza – Avda. Insurgentes norte y Calzada Vallejo, Col. La Raza.

“Niños Mexicanos en una posada” – (1953) – Realizado en una de las salas del Hospital Infantil de México – Dr. Márquez No. 162, Col. Doctores.

“Murales del Instituto Nacional de Cardiología” – (1944) – Son dos obras en el vestíbulo del auditorio del hospital, sobre temas de la historia de la cardiología – Avda. Cuauhtémoc y Dr. Márquez, Col. Doctores.

“Murales de la Secretaría de Salud” – (1929-1930) – Pintados sobre los muros del antiguo Salón de Actos y el Laboratorio Central del edificio. Incluye también varios vitrales. El mural del Salón de actos tiene actualmente acceso restringido al público – Paseo de la Reforma y Lieja, Col. Cuauthémoc.

“La Conquista” y “El tormento a Cuauhtémoc” – Pintados en la antigua capilla de la Casa de Hernán Cortés, dónde residió el conquistador después de la destrucción de Tenochtitlan y dónde habría sido torturado el célebre guerrero azteca – Plaza Hidalgo, Col. Coyoacán.

“Mural del Estadio Olímpico” – (1953) – Sobre el frente del estadio universitario Rivera creó un gigantesco altorrelieve, recubierto al modo de mosaicos, con piedras de colores naturales. El tema del trabajo es el deporte olímpico y la paz. Al decir de Siqueiros, su estilo es “… en cierta medida de influencia prehispánica, aunque con algunos elementos escultóricos que podrían ser calificados de barroco colonial mexicano” – Avda. Insurgentes sur, Ciudad Universitaria UNAM.

En el Estado de México:

“Murales de la Universidad Autónoma de Chapingo” – (1926-1927) – Considerados entre lo mejor de la obra de Rivera, éstos murales decoran las paredes, techos y bóvedas de la ex Universidad Autónoma de Agricultura. “La Tierra” en el Salón de Actos y “Aquí se enseña a explotar la tierra, no a los hombres” en el pasillo y cubo de la escalera del edificio principal – Km. 38,5 de la carretera México-Texcoco, Chapingo, Edo. De México.

En el Estado de Morelos:

“Mural del Museo Cuauhnahuac” – También conocido como mural del Palacio de Cortés, ya que el edificio que lo contiene fue construido por éste conquistador sobre las ruinas de un templo prehispánico. Representa la historia del estado de Morelos, desde la época de la conquista hasta la revolución mexicana – Jardín Pacheco, área central de la ciudad de Cuernavaca, Edo. Morelos.

MURALES DE JOSÉ CLEMENTE OROZCO:

En el Distrito Federal:

“Murales de la Escuela Nacional Preparatoria”, también llamado Antiguo Colegio de San Ildefonso – (1923-1926) – Conjunto de 22 murales pintados sobre la pared norte, en los tres pisos que dan al Patio Grande y en el cubo de la escalera del edificio. Temas diversos. Es imprescindible visitar éste histórico lugar, antiguo palacio de la Compañía de Jesús y joya de la arquitectura barroca mexicana, donde desde 1867 funcionara la Escuela Nacional Preparatoria, para comprender los orígenes y primera evolución del muralismo mexicano tanto desde el punto de vista técnico como temático – Calle de San Ildefonso No. 33, Col. Centro.

“Mural de la Iglesia de Jesús Nazareno” – En la bóveda y muros del coro de la iglesia, que formó parte del primer hospital creado en América por Hernán Cortés, Orozco pintó escenas referidas a la Conquista y una versión moderna del Apocalipsis – Pino Suarez y República del Salvador, Col. Centro.

“Omnisciencia” (1925) – Pintado en el cubo de la escalera del “Palacio de los azulejos”, antigua residencia de los Condes del Valle de Orizaba y donde actualmente funciona un famoso restaurante – Madero y Callejón de la Condesa, Col. Centro.

“Murales de la Suprema Corte de Justicia” – Conjunto de tres murales que decoran los alrededores de una escalera. Se titulan “Luchas Proletarias”, “La Justicia” y “Riquezas Nacionales”. Pino Suarez y Corregidora, Col. Centro.

“Katharsis” – Una de las obras cumbres del artista, donde expresa su repudio por la crueldad y corrupción de la sociedad moderna. Decora una de las paredes mas importantes del Palacio de Bellas Artes. Avda. Juárez y Eje Central Lázaro Cárdenas, Col. Centro.

“Juárez, el clero y los imperialistas” Extraordinaria obra en que la figura del Benemérito de las Américas domina la escena, imponiéndose sobre la traición de quienes intentaron entregar el país al dominio extranjero durante la invasión francesa y el régimen de Maximiliano – Sala de la Reforma y el Imperio, Museo Nacional de Historia, Castillo de Chapultepec, 1ra. Sección Bosque de Chapultepec.

Murales en Guadalajara, Estado de Jalisco:

Al decir de Luis Cardoza y Aragón, “Quien no conoce bien su obra en Guadalajara, no conoce a Orozco.” En esta ciudad, capital del estado de Jalisco, existen murales suyos en cuatro edificios diferentes.

“Buena vida” (1945), también llamado “La buena comida y la buena bebida”
(fragmento del mural a la izquierda)
Mural transportable, piroxilina sobre masonite de 37,5 mts. cuadrados – Una irónica visión sobre los excesos de la vida burguesa – Casa Museo José Clemente Orozco, Aurelio Aceves No. 27, Guadalajara.





“El Hombre creador y rebelde” y “El pueblo y los falsos líderes” (1936-37). Frescos en 430 mts. cuadrados – Mural en dos partes, la primera sobre la cúpula del Paraninfo de la Universidad representa al hombre desde una concepción filosófica materialista como creador, constructor, rebelde y dialéctico. La segunda parte, pintada sobre los muros del coro representa el enfrentamiento entre las masas populares y los líderes que traicionan sus principios – Aula Magna de la Universidad de Guadalajara, Juárez y Enrique de León, Guadalajara.

Murales del Palacio de Gobierno del Estado de Jalisco.

“La independencia nacional”, “Hidalgo” y “Las fuerzas tenebrosas y el circo político” (1937-38)- Conjunto de Frescos en 425 mts. cuadrados – Pintados sobre los muros y la bóveda de la escalera principal en un palacio del siglo XVII. El retrato en la cúpula del cura Miguel Hidalgo y Costilla, héroe de la independencia nacional quién aparece portando una espada flamígera, es una de las expresiones culminantes en la obra de Orozco.

Mural del Salón de Actos de la Cámara de Diputados. En el mismo edificio, sobre la bóveda y muros del que fuera antiguo recinto del Congreso del Estado, Orozco pintó entre 1948 y 49 otros dos grandes frescos sobre una superficie total de 200 mts. cuadrados: “La gran legislación revolucionaria mexicana” y “La abolición de la esclavitud” – Palacio de Gobierno, Corona y Pedro Moreno, Guadalajara.

Murales del Antiguo Hospicio Cabañas, actual Instituto Cultural Cabañas.

En los muros y techos de la capilla del antiguo hospicio, parte de un enorme edificio construido por el famoso arquitecto español Manuel Tolsá, se encuentra tal vez lo mas emblemático de Orozco, quién realizó allí entre 1938 y 39 una obra descomunal. Sobre catorce tableros, ocho pequeñas bóvedas y una enorme cúpula pintó un total de 1250 mts. cuadrados de murales al fresco. Bajo el título general de “La Humanidad”, “La conquista española” y “El hombre en su afán de superación”, desarrolla desde escenas de la cultura precolombina hasta metáforas de los hombres mecánicos contemporáneos. La obra de la cúpula, también conocida como “El hombre en llamas”, que impresiona por su perfección plástica y su increíble perspectiva fue pintada sin retirar jamás los andamios, guiándose por apuntes, en un arrebato de improvisación creativa inimaginable. Instituto Cultural Cabañas, calle Cabañas No. 8, Guadalajara. Allí se encuentra también el Museo Nacional José Clemente Orozco ICC/INBA, con más de 300 obras de caballete de éste artista.  

MURALES DE DAVID ALFARO SIQUEIROS:

En el Distrito Federal:
Murales de la Escuela Nacional Preparatoria. (1923-24) En los muros de la escalera del llamado Patio del Colegio Chico, Siqueiros acudió al llamado del ministro Vasconcelos y pintó a la encáustica “El espíritu de occidente”, también conocido como “Los elementos”, y el fresco “Los mitos”. Poco después concluyó “El entierro del obrero sacrificado” y quedó allí sin terminar otro fresco conocido como “El llamado de la Libertad”. Fueron sus primeras obras murales. Escuela Nacional Preparatoria, San Ildefonso No. 33, Col. Centro.

Mural del Sindicato de Electricistas (1939) – En tres muros y el techo de la escalera está pintado el “Retrato de la Burguesía”. Impresionante obra donde aparecen ejércitos, máquinas, ríos de dinero y edificios clásicos ardiendo en una vorágine de elementos que representan la ambición desmedida que según el autor caracteriza a esa clase social.- Antonio Caso No. 45, Col. San Rafael.

Murales del Palacio Nacional de Bellas Artes – En primer lugar cabe mencionar aquí un conjunto de tres obras denominadas “Víctimas de la guerra”, “Víctimas del fascismo” y “La nueva democracia”, realizados en 1945, con piroxilina aplicada sobre tablero con la técnica de la pistola de aire y cuya portentosa perspectiva produce el efecto de “perseguir” al espectador de acuerdo al punto de observación que éste adopte. En otro sector se encuentra el mural “ Monumento a Cuauhtémoc”, elaborado en 1951 y compuesto por dos paños seriados: el primero se titula “El tormento de Cuauhtémoc” y el segundo “Cuauhtémoc redivivo”, ambos pintados con piroxilina sobre masonite empleando también aquí una perspectiva poliangular. Palacio de Bellas Artes, Avda. Juárez y Eje Central Lázaro Cárdenas, Col. Centro.

Mural del Instituto Politécnico Nacional (1951) – En un espacio denominado por el artista Superficie Activa fue desarrollado el tema de la correcta utilización del conocimiento científico, bajo el título “ El hombre, amo y no esclavo de la técnica”. Prolongación Carpio y Lauro Aguirre, Col. Santo Tomás.

Murales del Centro Médico La Raza (1952-1954) – En muros y techos de la enorme sala vestibular del auditorio del Hospital, plasmó Siqueiros una obra monumental bajo los títulos “ Muerte del trabajador y marcha hacia delante, la energía creadora” y “Por una seguridad social integral al servicio del pueblo”, donde representa el esfuerzo de los trabajadores mineros, el peligro de los accidentes de trabajo y el deber del estado de proteger a sus ciudadanos - Hospital de La Raza, Avda. Insurgentes Norte y Calzada Vallejo, Col. La Raza.

Murales de la Ciudad Universitaria (1952-1956) – En tres de los cuatro lados de la Torre de Rectoría hay obras de éste pintor, bajo el título general de “El Pueblo a la Universidad y la Universidad al Pueblo”. Los lados norte y sur del edificio presentan murales combinados con elementos en relieve de gran tamaño. En el primero aparecen representados tres de los momentos más importantes de la historia de México: la lucha contra la conquista española (1520), la lucha por la independencia (1810) y la guerra de Reforma (1857), después se abre un interrogante sobre la fecha de un futuro movimiento social. En la pared sur aparecen figuras realizadas en mosaicos de vidrio que representan a los estudiantes que ascienden por unas escaleras para devolver sus conocimientos al pueblo. El tercer mural que decora uno de los pisos superiores se encuentra casi borrado. Avda. Insurgentes Sur, predios de la Ciudad Universitaria.

Mural del Castillo de Chapultepec (1957-1966) – Magnífica obra titulada “Del Porfirismo a la Revolución”, que decora la sala dedicada precisamente a la Revolución Mexicana de 1910 en el Museo Nacional de Historia. Una serie de paneles envolventes rinde homenaje a las luchas populares de comienzos del siglo XX y satiriza a la corte del régimen porfirista – Castillo de Chapultepec, Primera sección del Bosque de Chapultepec.

“El arte escénico en la vida social de México” ó “La historia del teatro en México” (1959) – Mural realizado en el vestíbulo del Teatro Jorge Negrete, sede de la ANDA (Asociación Nacional de Actores).

Mural del Centro Medico (1958) – En tres muros del vestíbulo del Hospital de Oncología del Centro Médico Nacional pintó una “Apología de la futura victoria de la ciencia médica sobre el cáncer” – Avda. Cuauhtémoc No. 330, Centro Urbano Benito Juárez, Del. Cuauhtémoc.

“Patricios y Parricidas” – Este interesante mural se encuentra decorando el cielo raso y dos paredes del cubo de la escalera del Antiguo edificio de la Aduana, palacio del siglo XVIII donde funcionaba durante la colonia el Tribunal del Consulado - Calles de República de Brasil y Venezuela, Col. Centro.

Mural del Polyforum Cultural Siqueiros (1970) – Pintado cuando el artista tenía ya 70 años, ésta obra descomunal se trata en realidad de un edificio completamente decorado interior y exteriormente. En efecto, aquí la pintura mural envuelve toda la construcción, al estilo de los templos prehispánicos y es un homenaje tanto a esas culturas como al moderno muralismo mexicano, ya que aparecen retratados allí José Clemente Orozco, Diego Rivera, Leopoldo Mendez, José Guadalupe Posada y el Dr. Atl.

Bajo el título general de “La marcha de la humanidad en la tierra y hacia el cosmos” Siqueiros pintó más de ocho mil metros cuadrados en un edificio octogonal, especialmente diseñado para sostener la obra y que formó parte de un gigantesco proyecto hotelero. En su interior incluye un sistema de piso giratorio para facilitar la contemplación del recinto. El hecho de que se requiriera una fuerte inversión y que al formar parte de una propiedad privada pudiera cobrarse para admirar la obra, causó en su momento fuerte polémica. Avda. Insurgentes Sur y Filadelfia, Col. Nápoles.

Muralismo Mexicano Un llamamiento de Siqueiros a los plásticos argentinos
Muralismo Siqueiros en la Argentina
Guía de Murales Mural de Siqueiros en Argentina
Vida y Obra de Diego Rivera Los próximos pasados
Vida y Obra de Frida Kahlo Julio Galan
Atisbo de Frida MALBA - Colección Costantini
Vida y Obra de Francisco Toledo El graffiti en Buenos Aires
Museo Dolores Olmedo Muestras